«Ca’n Granada es mi casita de papel»

En su apartamento Antonia sigue disfrutando de su pasión por la música tocando el piano

Antonia Sitjar, conocida en su pueblo natal, Algaida, como ‘sa morena de s’aigo dolça’, llegó a Ca’n Granada hace cerca de un año y hace unas semanas cumplió allí sus 80 años.

Apasionada de la vida de campo y de la música por igual, fue la organizadora de los Festivales Internacionales de Música Clásica durante 22 años, primero en Cura y después en la ‘Mancomunitat d’es Pla’. Cada domingo, durante todo el verano, se celebraban conciertos con cantantes y músicos de gran renombre llegados a Mallorca desde todo el mundo.

Hoy día, Antonia reside en Ca’n Granada gracias a la recomendación de su sobrino. “Aquí me encuentro muy bien, es mi casa y las personas que tratan con nosotros son encantadoras, tanto quienes dirigen y gestionan Ca’n Granada como quienes te atienden y cuidan de ti”. Destaca lo bien acondicionado que está su apartamento así como la distribución y comodidad de zonas del mismo. Nos muestra su sala de estar y un piano electrónico: “Tengo un espacio perfecto para tocar. Después de escuchar varias veces alguna melodía puedo reproducirla perfectamente”.

Cuenta orgullosa su trayectoria musical desde los 5 años en el conservatorio, fundando tiempo después el ‘Orfeu Castellí’ y la ‘Capella Mallorquina’, y siendo parte activa de la Coral Universitaria. “Llevo la música dentro de mí”, argumenta la residente de Ca’n Granada que ahora puede poner en práctica su nivel de canto mientras participa en la coral del complejo.

Antonia es una persona creativa, abierta de mente y llena de energía e iniciativa, que siempre es la primera en animar al resto de residentes a que participen de las fiestas que se celebran en Ca’n Granada, bailando y cantando. “Me encanta que la gente se reúna, disfrute y que la música sea el nexo de unión”, afirma la residente del complejo y añade: “Ahora que vivo aquí, haría un homenaje cada día a un músico distinto y haría participar a todas las compañeras, instalando una pantalla gigante en el comedor para que vivieran la magia de la música”.

Como iniciativa propia, Antonia ha puesto en marcha su propia sesión de música diaria. Así pues, cada tarde ha conseguido reunir, en una de las salas comunes de Ca’n Granada, a un grupo de residentes que acuden con sus familias y cuidadoras para disfrutar de un agradable rato de pasión musical. Cada asistente escoge un o una cantante, una época o un tipo de música que les guste y Antonia, con su portátil y un control absoluto de YouTube, reproduce los deseos de las residentes e incluso se suma cantando. “Ayer le canté a mi compañera mexicana ‘México lindo y querido’ de Jorge Negrete”, concluye.